5 ejercicios para reforzar la terapia de pareja en casa

Inicio/Pareja/5 ejercicios para reforzar la terapia de pareja en casa

En cualquier relación de pareja, se viven malos momentos y tropiezos que se superan si la pareja se siente unida. La relación normalmente continúa su camino con éxito. Sin embargo, en otras ocasiones, podemos sentir un estancamiento, pensar que no se trata simplemente de un mal momento, sino que estamos en un punto en que la cosa “ya no tiene arreglo”, es decir, se siguen cometiendo los mismos errores, no hay la comprensión que existía antes y, ante las discusiones se provocan más desencuentro que soluciones, haciéndose necesaria la ayuda de una psicóloga Málaga para efectuar exitosamente terapia de pareja.

Las relaciones de pareja pueden ser uno de los motivos de nuestro bienestar o por el contrario se pueden convertir en una de nuestras principales razones de sufrimiento si las cosas no funcionan

Una vez que hemos llegado a esta situación y siendo conscientes de lo que esto puede significar, comenzamos a sentir un intenso malestar que no desaparece con el tiempo, puesto que los conflictos son con la persona con la que hemos decidido compartir nuestra vida.

¿Estamos en el momento de acudir a terapia de pareja?

Como en muchos aspectos de la vida, en las relaciones de pareja también “más vale prevenir que curar” y es que, a pesar de convivir y estar en nuestro día a día inmersos en relaciones afectivas no nos han educado en nuestro manejo emocional y muchos menos en habilidades en lo que a relaciones afectivas se refiere, sabemos lo que sabemos de lo aprendido en el modelo de nuestros padres y de lo que observamos a nuestros alrededor con las desventajas que esto puede suponer cuando ha habido conflictos y problemas en nuestro entorno familiar.

En terapia de pareja realizamos una intervención terapéutica completa, analizando las dinámicas que están generando los conflictos, buscando soluciones eficaces, y trabajando de una forma ágil y dinámica, con el fin último que os reencontréis con esa pareja que fuisteis al principio, con ese lugar seguro donde sentiros comprendidos y queridos donde podáis volver a conectar, donde podáis pedirle a vuestra pareja que responda a vuestras necesidades emocionales de un modo que le haga estar disponible y presente, sintiéndoos conectados y apoyados de nuevo.

Es cierto que acudir a terapia de pareja es la mejor opción cuando comienzan a existir problemas de pareja pero también es verdad que no todas las personas tienen la facilidad de compartir sus problemas con un psicólogo/a y en algunos casos optan por adquirir libros de autoayuda. Desde nuestro punto de vista como psicólogos/as especialistas en terapia de pareja los libros de autoayuda son útiles en determinados momentos, nos pueden ayudar a fortalecernos en una etapa de complicaciones donde los pensamientos pesimistas y de inseguridad abundan, pero en etapas de conflictos os animamos a consultar con psicólogos especialistas en terapia de pareja y comenzar una terapia, perdiendo los prejuicios y el miedo que se aleja de lo que es en realidad el proceso terapéutico.

A continuación proponemos algunos ejercicios que serán útiles para aquellas parejas que están teniendo algunos problemas de pareja, y que ayudarán a reforzar la terapia de pareja en consulta:

  1. Acercarse al otro: “Solemos ignorar las necesidades emocionales de nuestra pareja por descuido”.

El primer paso para acercarnos consiste en ser conscientes de lo importante que son esos momentos cotidianos, no solo para la estabilidad de la pareja sino también para conservar la pasión.

  1. Suavizar el planteamiento de las conversaciones.

Lo más importante de las conversaciones es la ausencia de crítica, desprecio, actitud defensiva, y actitud evasiva, que auguran un conflicto dañino. Un planteamiento violento provoca que alguien se sienta abrumado, y llegue al aumento de distancia emocional que acabe con la relación de pareja. Un 40% de parejas se divorcian por tener frecuentes y demoledoras peleas.

Es importante que cuando comuniques tengas en cuenta algunos de estas sugerencias:

  • Cuando te quejes trata de no culpabilizar a tu pareja.
  • Emplea frases que empiecen con “yo” en lugar de “tú”.
  • Describe lo que está pasando, sin evaluar ni juzgar.
  • Exprésate con claridad (no esperes a que tu pareja te lea el pensamiento).
  • Sé amable.
  • Sé agradecido.
  1. Tranquilizarse a uno mismo.

En las parejas menos estables las discusiones provocan la reacción opuesta: la sensación de sentirse abrumado, tanto emocional como físicamente,  lo más probable es que nos sintamos indignados y el cuerpo se perturbe (el corazón late con fuerza, sudamos, contenemos la respiración) así que el primer paso es parar la discusión, si sigues discutiendo explotarás o te distanciarás. La única estrategia razonable es hacer saber a tu pareja que te sientes abrumado y necesitas un respiro. El descanso debe durar al menos 20 minutos, puesto que es el tiempo que el cuerpo tarda en tranquilizarse. Emplea esos minutos en hacer algo que te distraiga y te calme, como escuchar música, hacer ejercicio, o aplicar alguna técnica de relajación.

  1. Ser tolerantes con los fallos de cada uno.

Muchas veces nos quedamos atascados en frases condicionales del tipo: “Si mi pareja fuera más……., todos mis problemas desaparecerían”. Mientras prevalezca esta actitud, será muy difícil resolver los conflictos. A menos que aceptes los defectos y debilidades de tu pareja. En lugar de esto te lanzarás a una campaña para hacer cambiar a tu pareja. Lo importante es poneros en el lugar del otro y tratar de encontrar soluciones satisfactorias para los dos.

  1. Cultivar el cariño y la admiración.

El cariño y la admiración son dos de los elementos más importantes en una relación duradera y gratificante. Las parejas duraderas pueden distraerse a veces por los fallos del compañero pero sienten que la persona con la que comparten su vida es digna de respeto y cariño.

Si el cariño y la admiración están desapareciendo, el camino para recuperarlos comienza por darnos cuenta de su valor. Son esenciales para la estabilidad de la pareja a largo plazo porque impiden el desprecio. Cuanto más conscientes seáis de los sentimientos positivos que os rodean, mejor podréis gestionar las diferencias de opinión. Lo positivo amortiguará y restará importancia a los problemas que puedan surgir.

Los sentimientos positivos que han permanecido mucho tiempo encerrados pueden ser sacados a la luz simplemente pensando o hablando de ellos. Esto puedes hacerlo meditando un poco sobre tu pareja y sobre lo que te gusta de ella.

En Hernández Psicólogos contamos con nuestro equipo de psicólogos especializados en terapia de pareja y sexual formados en el modelo cognitivo-conductual y en la teoría del apego. ¿Quieres que te ayudemos? Si tienes problemas de pareja, acudir a terapia es un recurso a tu alcance. No solo es importante cuidar a nuestro cuerpo, cuidar de nuestras emociones también es salud.

5 ejercicios para reforzar la terapia de pareja en casa
5 (100%) 1 voto
9 Febrero, 2017|Pareja|Sin comentarios

Deje su comentario