La Agorafobia

Inicio/Ansiedad/La Agorafobia

¡Hola! Ya hacía algún tiempo que no escribíamos nada por aquí y vamos a aprovechar este momento para informaros un poco sobre una situación que es más común de lo que pensamos.

Ya estamos en diciembre, lo que supone que muchos de nosotros ya empezamos a ponernos nerviosos sólo de pensar en la época que se nos acerca… ¡¡NAVIDAD!!

La Navidad para la mayoría de personas es muy bonita, pero para muchos, también es un foco importante de ansiedad, ya que los eventos típicos de esta época pueden llegar a causarles ataques de ansiedad o de pánico.

En Navidad se dispara esa ansiedad que a algunas personas les produce el pensar que tienen que frecuentar centros comerciales abarrotados, cenas de empresa que acaban en discotecas donde no cabe ni un alfiler, ese desfile de personas que vemos por las calles, acudir a las cabalgatas a recoger caramelos para los más pequeños, etc.

Estaremos de acuerdo en que la Navidad es una época complicada para las personas que se ponen nerviosas sólo de pensar en eso, ya que se sienten asustados sólo con imaginar que tendrán que acudir a tantos eventos repletos de gente y lejos de su zona de confianza.

¿A qué nos referimos con zona de confianza? Pues precisamente hablamos sobre aquellos lugares donde la persona se encuentra totalmente cómoda, sin miedos de que si algo le pudiera ocurrir pueda verse indefenso o en un lugar sin escapatoria. Una zona de confianza muy común es quedarse en casa o simplemente salir a casas de familiares o amigos.

Esto es lo que los psicólogos Málaga conocen como AGORAFOBIA un trastorno que suele venir acompañado con ataques de pánico. Para los que no habíais oído hablar de ella, os comentamos que la agorafobia la padecen aquellas personas que sienten un miedo y una ansiedad intensa cuando se encuentran en lugares donde es difícil escapar o donde piensan que no podrían disponer de ayuda en caso de ponerse enfermos. Este miedo realmente se produce porque anticipan lo que les puede pasar, empiezan a pensar que van a sufrir ataques de ansiedad o de pánico y necesitan escapar.

Cuando una persona agorafobica se encuentra en uno de esos lugares que realmente les causa estrés, como por ejemplo, una discoteca llena de gente donde imagina que si pasa algo no va a poder tener escapatoria, empieza a tener unos síntomas que les son muy difíciles de controlar. Los principales síntomas son: temblores, aceleración del corazón, sensación de que se van a desmayar o incluso morir, fatiga, sudores, mareos o incluso despersonalización (sienten que se separan de uno mismo).

Muchas veces, las personas con agorafobia tienden a ocultar sus miedos porque les da vergüenza que lo que la gente pueda pensar de ellos o simplemente piensan que no les van a creer, por lo que normalmente acaban aislándose. Pero la gente que está a su alrededor no lo entiende, ya que al no saber en qué consiste el problema, piensan que esa persona simplemente pone escusas para no salir y no compartir momentos con sus allegados.

Si te has sentido identificado leyendo esto o conoces a alguien que crees que pueda padecer agorafobia, en Centro Hernández Psicólogos ofrecemos toda la ayuda que es posible para poder salir de este problema.

El tratamiento más adecuado para tratar la agorafobia y los ataques de pánico (que son consecuencias de ella) sería la terapia cognitivo-conductual o una exposición o autoexposición en vivo, que han demostrado ser tratamientos eficaces en el 90% de los casos.

Si deseas más información sobre la agorafobia o su tratamiento, no dudes en contactar con nosotros.

La Agorafobia
¿Te ha gustado el contenido?
7 diciembre, 2015|Ansiedad|Sin comentarios

Deje su comentario