¿Cómo puedo saber si estoy inmerso/a en una relación adictiva?

Inicio/Pareja/¿Cómo puedo saber si estoy inmerso/a en una relación adictiva?

En numerosas ocasiones llegan hombres y mujeres al Centro Hernández Psicólogos Málaga explicando que tienen una relación de pareja que saben que es dañina para ellos, pero son incapaces para dejarlo.

Se tratan de relaciones de dependencia en la que los dos miembros son incapaces de estar el uno con el otro. Son relaciones dañinas, asimétricas donde uno es el que domina y el otro es el dominado, y en el fondo ambos tienen la sensación de no poder vivir sin el otro.

¿Porque son dañinas?

Son dañinas desde el momento en que uno empieza a cambiar sus costumbres, sus rutinas, su forma de vestir, se alejan de sus amistades sólo para agradar al otro, y finalmente renuncian a ser ellos mismo.

¿Por qué no rompemos huyendo del daño?

Básicamente porque se trata de un proceso, generalmente lento y disfrazado de promesas incumplidas, de miedo a la soledad, miedo al rechazo, en el que poco a poco nos vamos acomodando. Vemos señales que no nos gustan pero las ignoramos, hasta que llega un momento en el que sabemos que esa relación nos hace daño y nos empezamos a plantear romperla, pero ha llegado un punto en el que hemos perdido tanto de nosotros mismos que nos vemos incapaces de hacerlo. La autoestima está tan mermada que sentimos que merecemos lo mínimo o que somos alguien sólo cuando estamos con el otro o cuando tenemos su aprobación.

¿Se puede salir de este tipo de relaciones?

Por supuesto que sí se puede, pero suele ser difícil dar el paso y una vez que se ha dado, es complicado mantener la distancia y anular todo contacto con el otro.
Entre los objetivos terapéuticos se deben encontrar:
– Incremento de la autoestima.
– Normalizar la situación afectiva de la persona.
– Buscar el equilibrio afectivo en las relaciones interpersonales (en especial las de pareja).
Lo primero que se debe hacer es aprender a superar los miedos que se esconden detrás del apego, mejorar la autoeficacia, levantar la autoestima y el autorespeto, desarrollar estrategias de solución de problemas y un mayor autocontrol.

Mientras la persona lucha y persiste la apetencia está ahí, quieta y punzante, flotando en su ser, dispuesta a atacar. Cuando comience a independizarse el paciente irá descubriendo que lo que sentía por la otra persona no era amor, sino una forma de adicción patológica.

Para Hernández Psicólogos una relación de pareja sana debe basarse en la libertad para elegir al otro y que el otro nos elija aceptándonos a nosotros mismos y al otro sin intentar cambiarlo. Poder decir desde una libertad y no desde una necesidad “Quiero estar con el otro”.

¿Cómo puedo saber si estoy inmerso/a en una relación adictiva?
5 (100%) 1 voto
2 noviembre, 2014|Pareja|Sin comentarios

Deje su comentario