Consecuencias Emocionales de las Familias Tóxicas

Inicio/Articulos/Consecuencias Emocionales de las Familias Tóxicas

Las familias tóxicas se caracterizan por patrones disfuncionales de conductas tales como ausencia de comunicación, alto nivel de hostilidad, manipulaciones afectivas y estilos educativos inadecuados basados en el excesivo control o en la sobreprotección.

Estas familias tienden a mirar por sus intereses sin tener en cuenta las necesidades de los menores, lo que les genera una situación de indefensión y estrés con múltiples consecuencias para su desarrollo socioafectivo que van a depender, a su vez, de las propias características familiares:

  • La falta de comunicación tiene repercusiones de tipo psicológico tales como baja autoestima, incomprensión, desamparo o desequilibrio emocional.
  • Un nivel de conflicto permanente provoca sentimientos de culpa y un exceso de responsabilidad.
  • El excesivo control dificulta que ganen autonomía y capacidad para tomar decisiones y puede que acaben teniendo conductas evitativas y emocionalmente desadaptativas.
  • La sobreprotección puede hacer que aumente su inseguridad y dependencia, que no se sientan capaces de afrontar las situaciones y que acaben teniendo baja autoestima.
  • La indiferencia y la permisividad con una ausencia clara de límites provocan una baja tolerancia a la frustración y dificultad para acatar normas en otros contextos.
  • El cambio de roles en el que los niños acaban cuidando de sus familiares los convierte en niños ansiosos y en adultos dependientes.
  • La imprevisibilidad y la falta de coherencia provocan miedo, incertidumbre, angustia y ansiedad constante.
  • La manipulación y el narcisismo hace que no se sientan respetados ni vean atendidas sus necesidades, ante esto pueden reaccionar con comportamientos desafiantes.
  • El maltrato y el abuso les provocan sentimientos de culpa e inutilidad, un elevado vacío emocional y puede derivar en autoagresiones y heteroagresiones.

En la mayoría de los casos los menores dejan de contemplar sus necesidades como importantes, no se sienten queridos ni valorados por sus familiares. Esta relaciones tóxicas aumentan su dependencia, su frustración y su rabia y afectan a su autoestima y les hace sentir inseguros aumentando su nivel de alerta y ansiedad.

Dado todo lo anterior, se deduce la importancia de identificar cuáles son los patrones disfuncionales de las familias tóxicas. Una vez identificados y con la ayuda de un especialista se podrán generar cambios en las dinámicas familiares, fomentar estrategias de afrontamiento adecuadas y, en definitiva tener en cuenta las necesidades socioafectivas de los menores.

Si tienes problemas en la gestión de tus emociones y sentimientos hacia tus hijos, identificas en tu entorno familiar estas características o no sabes cómo solucionar algún conflicto entre los miembros de tu familia, consúltanos y pide cita con nosotros, en Hernández Psicólogos tenemos un equipo de profesionales que están dispuestos a ayudarte.

Sin embargo, si vives por Málaga, Marbella o Fuengirola: puedes pedir cita a través de las siguientes páginas para ser atendido en cualquiera de nuestros centros de manera presencial o con nuestros psicólogos online:

Consecuencias Emocionales de las Familias Tóxicas
5 (100%) 1 voto

Deja tu comentario

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Más información aquí. Aceptar