Ansiedad y Depresión

Esta vez voy hacer mención al número uno, la ansiedad, y al número 2, la depresión, por ser los motivos de atención psicológica más frecuentes en consulta privada.

La razón de esta demanda se debe principalmente al ritmo y las exigencias de las ciudades y sociedades actuales. La falta de tiempo, la competitividad laboral, y la coordinación de los diferentes roles que una persona lleva al cabo del día (padre, madre, empleado/a, hijo/a…) hace que la persona se perciban sin los recursos pertinentes para hacer frente a toda esa demanda o sucesos inesperados. El manejo emocional inadecuado hace que se disparen dos respuestas con las que nuestro organismo reacciona ante la dificultad de adaptación a los cambios o a la preocupación continua: ansiedad y depresión.

En España, los trastornos de ansiedad afectan a dos de cada 10 adultos. Tras conocer estos datos debemos saber también que:

–          La mayoría de las personas que padecen ansiedad no buscan ayuda y sufren innecesariamente puesto que tiene solución.

–          Los buenos hábitos de salud pueden tener un efecto protector contra la depresión.

–          La ansiedad, conocida como la enfermedad silenciosa, viene producida por una serie de miedos irracionales que superan al propio individuo generando una sensación de incapacidad que afecta a la persona tanto física como psicológicamente.

–          La ansiedad a menudo desemboca en depresión. En España se calcula que sufren esta patología unas seis millones de personas, aunque la mitad de los casos están sin diagnosticar.

–          La depresión dificulta la rehabilitación y el tratamiento de los enfermos cardiovasculares favoreciendo las complicaciones, ya que provoca estilos de vida que no son saludables como la inactividad, el tabaquismo y la dificultad para seguir los tratamientos recomendados para los problemas de corazón.

–          El control de los factores de riesgo cardiovascular, los cambios de hábitos, la ayuda psicológica y el apoyo emocional son algunos de los pilares sobre los que se asienta su prevención y tratamiento.

La base de la ansiedad es querer saber lo que va a pasar. Pues cuando estas ansioso no es por lo que te esta pasando en el momento si no por lo que se supone que te va a pasar. Es decir, la ansiedad esta conectada con el futuro. Tu mente, tus pensamientos no están en tu aquí y ahora si no que están fantaseando acerca e lo que te va a pasar.

Taquicardias, ahogos, mareos, hiperactividad, agorafobia o trastornos del sueño, son solo algunos de los “avisos” que lanza nuestro cuerpo cuando se padece ansiedad. La ansiedad merma la calidad de vida de la persona, la limita. La ansiedad es una emoción natural en el ser humano, pero cuando paraliza la vida del sujeto se convierte en enfermedad.

Entendemos como ansiedad sana, aquella que nos ayuda a enfrentar y resolver problemas reales, mejora el rendimiento y la adaptación al medio social, laboral o académico. Tiene la importante función de movilizarnos frente a situaciones amenazantes, por ejemplo una ansiedad moderada nos ayuda a estudiar si estamos frente a un examen, estar alerta frente a una cita o una entrevista de trabajo, huir ante un incendio etc…

Sin embargo la ansiedad patológica consiste en predicciones catastrofistas de sucesos futuros con baja probabilidad y la elaboración de planes para evitarlos, pero de forma poco eficiente, toma aquella información que sobrestima la probabilidad de riesgo.

La preocupación salta de un miedo a otro y puede llevar a la metapreocupación, es decir, preocupación por estar preocupado. Esta asociada a la creencia de que la preocupación es incontrolable y puede volver loco al que la sufre y/o que llevar tanto tiempo mal puede llevar a caer enfermo al que la sufre.

¿Se curan los trastornos de ansiedad?

Hoy en día se superan estos sufrimientos ya que estos trastornos son bien conocidos y se pueden tratar con éxito con técnicas cognitivos conductuales. La aplicación de ésta técnica supone un entrenamiento que dota al individuo de nuevos conocimientos y nuevas habilidades para controlar su ansiedad.

“Conocerla y aprender a manejarla es el primer paso para vencerla”. – Hernández Psicólogos Málaga

Ansiedad y Depresión
1 (20%) 1 voto

Deje su comentario