Comprar más regalos a tus hijos no les hará más felices

Inicio/Psicología infantil/Comprar más regalos a tus hijos no les hará más felices

En los hogares de los países desarrollados, cada vez es más frecuente encontrar familias en las que los padres compran cantidades desorbitadas de regalos para sus hijos. Esta tendencia tiene mucho que ver con algunos fenómenos que se repiten con frecuencia en nuestra actualidad:

  • El exceso de trabajo impide a los padres destinar a sus hijos todo el tiempo que se merecen y, para aliviar su sentimiento de culpa, intentan llenar ese vacío con regalos.
  • Por otra parte, la publicidad influye notablemente en las mentes infantiles, lo que, combinado con lo anterior, inclina a los padres a concederles todos sus caprichos.

Como resultado de ello, nuestros psicólogos en Málaga califican esto como el “síndrome del niño hiperregalado”, un problema que trae consecuencias nefastas para el desarrollo emocional de nuestros hijos.

Consecuencias del exceso de regalos

Satisfacer todos los caprichos o compensar sentimientos de culpa mediante la compra impulsiva de regalos materiales generará en el niño un preocupante estado de “anestesia emocional”.

Si regalas en exceso a tu hijo solo harás sea incapaz de valorar la intención del gesto y el esfuerzo que hay en cada regalo, por lo que terminará volviéndose un persona consumista e insaciable. Esta infinidad de estímulos hará que, a la larga, el niño no disfrute con los regalos, o que se centre solo en el último, para abandonarlo rápidamente.

Esto los convierte en personas egoístas, caprichosas y frustradas, pues los regalos son ya en una exigencia continua que mata su capacidad de ilusionarse.

¿Qué hacer?

Existen múltiples alternativas a los regalos materiales. Actividades como la danza, la música, el dibujo, las manualidades o la interpretación van a ayudarles a reequilibrar su desarrollo emocional.

 

Comprar más regalos a tus hijos no les hará más felices
5 (100%) 4 votos

Deje su comentario