Blog > Psicología de adultos > ¿Qué es la abulia? Síntomas, causas y tratamiento

¿Qué es la abulia? Síntomas, causas y tratamiento

Alejandra Hernández

Artículo redactado por Alejandra Hernández

Soy psicóloga sanitaria, sexóloga, terapeuta EMDR y terapeuta Sensoriomotriz. Dirijo los centros Hernández Psicólogos de Málaga, Marbella y Fuengirola donde he seleccionado a excelentes psicólogos para rodearme del mejor equipo para la atención a personas en el área del bienestar y la salud mental.

¿Has perdido el interés en actividades que te hacían disfrutar? ¿Ves tu vida con desmotivación? Algunas personas pueden referirse a este sentimiento como pereza, pero la realidad es que esta falta de fuerza de voluntad es solo un ejemplo de abulia.

En este artículo, desde el equipo Hernández Psicólogos online, te acompañamos a descubrir qué es la abulia, sus síntomas, causas y cómo combatirla.

¿Qué es la abulia en psicología?

Abulia significa falta de voluntad o motivación disminuida y se muestra como un completo desinterés en todo objetivo, realización o actividad. 

En términos generales podríamos considerar este estado como un tipo de apatía grave. El resultado es una falta de motivación, así como ciertos problemas de voluntad, volición o impulso.

Si bien la abulia puede existir por sí sola, a menudo se encuentra asociada con otros trastornos o como resultado de una enfermedad (normalmente de tipo neurológico).  A pesar de que es un estado frecuente, la abulia es en ocasiones infradiagnosticada.

Ejemplos de abulia

Imagina que te sientes tan cansado que no te apetece hacer nada, incluso las cosas que antes disfrutabas hacer. Imagina que pierdes la motivación para seguir viviendo. Esto es abulia.

Una persona que experimenta abulia se siente mal, sin iniciativa ni voluntad para hacer cosas, levantarse de la cama o salir a la calle. Como puedes imaginar, evitará cualquier actividad. De hecho, su respuesta suele ser no “no” cuando se le pide que se una a algún plan.

¿Conoces a alguien así?

¿Cómo saber si tengo abulia?

Una persona con abulia, por lo general, presenta una pérdida de expresión y de comportamiento, con una desaceleración del habla y reducción de la iniciativa espontánea. Los rasgos clínicos o síntomas más comúnmente asociados con la abulia son:

  1. Dificultad para iniciar y mantener movimientos a propósito
  2. Pérdida de productividad, esfuerzo o iniciativa
  3. Falta de movimiento espontáneo
  4. Aumento del tiempo de respuesta
  5. Pasividad ante eventos importantes de la vida
  6. Falta de planes y metas
  7. Reducción de la capacidad de respuesta emocional y espontaneidad
  8. Disminución del interés e interacción social
  9. Comunicación limitada
  10. Pérdida de interés en actividades habituales
  11. Quietud extrema o mutismo
  12. Lejanía emocional
  13. Dificultad para masticar alimentos durante largos períodos de tiempo

Habla con un psicólogo online

Si necesitas ayuda psicológica, no esperes más. Puedes reservar una cita con nuestros psicólogos online, te ayudaremos a sentirte mejor. Desde 35€/sesión.

RESERVAR CITA

¿Qué genera la abulia? Causas.

La abulia puede ser causada por diversas lesiones cerebrales u otras enfermedades. La principal causa conocida de la abulia es el daño cerebral, pues un gran número de personas que experimentan sus síntomas han tenido previamente un traumatismo craneoencefálico, un tumor cerebral, o bien han sido diagnosticadas de Enfermedad de Alzheimer, Demencia Frontotemporal o Enfermedad de Huntington, entre otras.

En esta línea, es bien conocido que la motivación se desencadena por factores ambientales que liberan señales neuronales. Por eso, si se dañan ciertas áreas del cerebro, estas señales neuronales no funcionan correctamente y el cerebro se ve incapaz de registrar la recompensa. 

Se cree que el daño a los circuitos nerviosos de los lóbulos frontales del cerebro relacionados con el sistema dopaminérgico (emociones positivas) podría ser la causa de la abulia

Es posible que una vez que se interrumpe la retroalimentación positiva, existan pocos incentivos para tratar de lograr cosas que hacen a una persona «feliz».

No obstante, el daño a los ganglios basales también puede causar abulia, algo que parece lógico teniendo en cuenta que esta estructura cerebral controla la capacidad de los individuos para interactuar socialmente con otros e iniciar el movimiento.

Abulia como combatirla

La abulia puede tener varias opciones de tratamiento, entre las que destacan el tratamiento farmacológico y el psicológico

A nivel farmacológico, los medicamentos que normalmente se administran son agentes de dopamina, como la carbidopa y la levodopa.

En el plano psicológico, la abulia es una condición que afecta directamente a la calidad de vida de quien la sufre. En esta línea, la terapia cognitiva conductual ha mostrado eficacia para entrenar a las personas y optimizar las habilidades de pensamiento.

Por su parte, el asesoramiento a la familia es también muy importante para mejorar la comunicación y ayudar a lidiar con el familiar que sufre abulia.

Hernández Psicólogos Online, Málaga, Fuengirola y Marbella

¿Y tú? ¿Sientes que tienes abulia o tienes un familiar con estos rasgos? En Hernández Psicólogos Málaga, como especialistas en psicología y neuropsicología, analizaremos tu caso particular y te indicaremos cuál es el tratamiento más adecuado para tu problemática. 

Además, para más comodidad puedes optar la terapia de psicología online, tan eficaz como la presencial. Te acercamos la Psicología allá donde estés, adaptándonos a tu horario. Reserva una sesión con nuestros psicólogos online para mejorar tu calidad de vida.

Habla con un psicólogo online

Si necesitas ayuda psicológica, no esperes más. Puedes reservar una cita con nuestros psicólogos online, te ayudaremos a sentirte mejor. Desde 35€/sesión.

RESERVAR CITA
5/5 - (1 voto)

Deja un comentario

Los datos facilitados se incorporarán a tratamientos cuyo responsable es ALEJANDRA HERNÁNDEZ GIL con CIF 78977757N y domicilio social en: Av. Nabeul 14, Of. 17 29601 Marbella. Finalidad: realizar comentarios. Legitimación: consentimiento prestado por el afectado. Destinatarios: No se cederán datos a terceros. Reservados sus derechos a acceder, rectificar y suprimir, así como otros derechos, como se indica en la Política de privacidad.