No siempre es fácil detectar a las madres tóxicas. Es posible que no te hayas dado cuenta de que sus rasgos «molestos» como cuando ignora tus problemas, las críticas constantes a cada uno de tus movimientos o las peleas sin sentido, caen bajo el paraguas del comportamiento tóxico. Pero definitivamente lo son.

¿Qué es una madre tóxica?

Una madre tóxica es aquella que es negligente, controladora, abusiva o de otra manera, tóxica para sus hijos. Además, este comportamiento es probable que continúe hasta la edad adulta, siempre que el hijo adulto lo permita.

Una madre tóxica es probable que a menudo te haga sentir mal contigo mismo o con tu vida. También te utilizará como fuente de suministro narcisista e intentará controlarte y manipularte para conseguir lo que quiere o para que te rindas a sus deseos.

Falta de apoyo emocional, resentimiento, desprecio, problemas de comunicación y diversas formas de abuso físico, emocional y psicológico…

En algunos casos, problemas como estos pueden ser el resultado de una condición de salud mental subyacente como el trastorno límite de la personalidad o el trastorno narcisista de la personalidad. Estos trastornos pueden crear un ambiente tóxico para crecer, así como toxicidad ahora que eres un adulto. 

Pero a veces, los hábitos tóxicos se deben simplemente a la inmadurez de la madre más que a cualquier otra cosa.

A continuación, te dejo 10 señales de las madres tóxicas y qué hacer al respecto.

10 señales de Madres Tóxicas

Madres toxicas hernandez psicologos malaga marbella fuengirola psicologia online

1. Una madre tóxica ignora tus límites

Una madre tóxica también tiende a ignorar los límites, ya sea apareciendo en tu casa sin avisar, contarle a la gente tus secretos, hacer comentarios inútiles… Estos comportamientos son tóxicos porque generan una pelea de poder entre ambos, además de ser una falta de respeto. 

2. Permite la dependencia

Tu madre se niega a permitirte ‘crecer’ insistiendo en que ella hace cosas por ti que tú deberías hacer por ti mismo como por ejemplo hacer la cama, preparar tu almuerzo, hacer el papeleo sin mostrarte cómo se hace… Este es un hábito que puede impedirte ser independiente.

Otras madres tóxicas podrían actuar así intencionalmente para que dependas de ella. Puede ser porque quiere tener el control o porque está teniendo dificultades para dejar de lado el papel de cuidadora. De cualquier manera, hazle saber que aprecias la ayuda pero que tiene que respetar tus límites.

3. La madre tóxica siempre tiene que tener razón

Si bien tus padres solían parecer tener razón cuando eras un niño, toma nota si tu madre usa esto como una excusa para descartar lo que dices. No solo es difícil comunicarse con una madre que insiste en que su opinión es 100% correcta, sino que es un rasgo que puede llevar fácilmente a un comportamiento evasivo. Cuando eso suceda, una madre tóxica te ignorará por completo o se callará hasta que cedas o estés de acuerdo.

4. Se enfada contigo por mostrar tus emociones

Los padres que se niegan a nutrir las necesidades emocionales de sus hijos y toman a la ligera sus emociones negativas están preparando un futuro en el que el niño se sentirá incapaz de expresar lo que necesita.

5. Una madre tóxica minimiza tus logros

Si tu madre no se molesta en felicitarte cuando consigues un logro importante, estás ante un comportamiento tóxico. Es más, las madres tóxicas podrían minimizar tus logros.

6. Críticas constantes

Una madre tóxica siempre estará mirando por encima del hombro juzgando cada cosa que haces. Ignorar estos comentarios puede resultar muy útil, otra opción es asistir juntos a una sesión con un psicólogo familiar

7. Una madre tóxica simplifica demasiado tus problemas

¿Tu madre ignora tus problemas? En lugar de ofrecer apoyo o consejo, ¿dice cosas como: «No necesitas ir a terapia, solo tienes que esforzarte más» o «No estás deprimido, simplemente no sabes lo bien que vives«. Si es así, considéralo tóxico.

Estos comentarios tienen un trasfondo despectivo. También implican que no sabes cómo cuidarte, lo cual es increíblemente invalidante.

8. Usan la culpa y el dinero para controlarte

Si cada conversación termina haciéndote sentir culpable, enfadado o invisible, esa es tu señal. Puede ser muy frustrante, así como una señal de que es hora de recurrir a otras personas en tu vida. Por mucho que le gustaría llamar a tu madre y contarle todo, puede ser más saludable hablar con un psicólogo, tu mejor amigo o tu pareja.

9.“Estás exagerando”

«Eso no sucedió» o «No seas tan sensible» son algunos ejemplos de cómo una madre tóxica puede invalidar tus recuerdos, sentimientos o perspectiva. Que, con el tiempo, puede hacer que te cuestiones tu capacidad para ver las cosas con precisión.

A medida que te haces mayor, te resultará difícil reconocer tus emociones y sus causas, lo que te llevará a sentirte confundido sobre cómo «deberías» reaccionar ante las cosas.

10. Te hace responsable de su felicidad

Si constantemente te recuerda todo a lo que renunció por ti, en relación con su infelicidad… está poniendo expectativas poco realistas sobre tu papel en su vida. Ningún niño debe ser responsable de la felicidad de sus padres. 

La parte buena es que cualquier madre tóxica que se reconozca en estas 10 señales puede acudir a un psicólogo especialista para que la ayude a romper sus patrones de comportamiento negativos.

Eliminar a las personas tóxicas de tu  vida puede parecer imposible, especialmente si es tu propia madre. Sin embargo, a menos que tomes medidas, el daño emocional y psicológico que te hicieron durante su niñez acabará pasando factura. Aquí te dejo algunas pautas sobre cómo actuar ante una persona tóxica.

Si a pesar de estas pautas, sigues sin saber cómo actuar ante una madre tóxica, en Hernández Psicólogos Online te ayudamos. Juntos, estudiaremos las formas de solucionar el problema y recuperar tu bienestar emocional.

🥇 Elige tu centro de Psicología más cercano: Málaga, Fuengirola y Marbella.

Además, para más comodidad puedes elegir la terapia online, tan eficaz como la presencial.

Te acercamos la psicología a donde estéis, adaptándonos a tu horario. Reserva una sesión con nuestros psicólogos online y empieza a sentirte mejor.

Publicado por Alejandra Hernández

Licenciada en psicología por la Universidad de Málaga, con Máster en tratamiento psicológico por la Universidad de Málaga, Máster en sexualidad y educación sexual por la Universidad de Huelva. Especialista en Psicoterapia EMDR, psicoterapia sensoriomotriz, terapia cognitivo conductual, y especializada en el tratamiento psicológico del trauma, apego, trastorno obsesivo compulsivo, terapia de pareja y sexual. Actualmente trabaja como psicóloga y directora del centro Hernández Psicólogos.

Entradas relacionadas

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bajar al contenido