El mindfulness para niños, también conocida como atención plena, atención consciente, se puede practicar a cualquier edad. Esta práctica tan sencilla tiene como objetivo el de crear una actitud de aceptación y consciencia del momento presente. 

En este artículo vamos a ofrecerte algunas actividades que desarrollan compasión, atención, curiosidad y empatía. Porque el mindfulness puede ser muy divertido si sabes cómo.

¿Qué es el Mindfulness para niños?

El Mindfulness, una técnica simple que enfatiza prestar atención al momento presente de una manera aceptable y sin prejuicios, se ha convertido en una práctica popular en las últimas décadas.

cita: La atención plena puede ayudar a minimizar la ansiedad y aumentar la felicidad.

Los niños están especialmente preparados para beneficiarse de la práctica del mindfulness. Sobre todo porque los hábitos que se forman en la infancia, son la base de los comportamientos en la edad adulta, y con mindfulness, tendrás la oportunidad de darle a tus hijos el hábito de ser tranquilos, amables y respetuosos. 

Para los niños, la atención plena puede ofrecer alivio de cualquier dificultad que puedan encontrar en la vida. También les aporta la belleza de estar en el momento presente.

Una de las razones por las que se aconseja el mindfulness para niños es que es altamente efectiva. Esto se explica por la forma en que se desarrolla el cerebro. 

El cerebro se desarrolla a lo largo de nuestras vidas, sin embargo, las conexiones de los circuitos prefrontales se crea a un ritmo más rápido durante la infancia. La atención plena, que promueve habilidades que se controlan en la corteza prefrontal -como la atención y el control cognitivo-, puede tener un impacto particular en el desarrollo de habilidades que incluyen la autorregulación, el juicio y la paciencia durante la infancia.

Si quieres saber un poco más qué es el mindfulness y cuáles son sus beneficios, te proponemos leer este artículo en el que te detallamos un poco más el mindfulness para niños.

¿Cómo hacer Mindfulness en casa? 5 actividades divertidas de mindfulness para niños

En estas edades tan tempranas, los niños sienten curiosidad por la fuerza y ​​flexibilidad de sus cuerpos. Es el momento ideal para introducir la conciencia cuerpo-mente como una forma de cuidarse a sí mismos.

Es importante que toda práctica se inicie de manera gradual, paso a paso y sin apuros. 

1. Postura consciente

Una de las maneras más fáciles para introducir a los niños en el mindfulness es a través de posturas corporales. Para hacerlo más emocionante, puedes decirle que hagan posturas divertidas. Se sentirán fuertes, valientes y, sobre todo, felices. 

En un lugar tranquilo, donde se sientan seguros, pueden hacer las siguientes posturas: 

  • El Superhombre: se practica de pie con los pies un poco más anchos que las caderas, los puños apretados y los brazos extendidos hacia el cielo, estirando el cuerpo lo más alto posible.
  • La Mujer Maravilla: de pie con las piernas más anchas que el ancho de la cadera y las manos o puños colocados en las caderas.

Pregúntales cómo se sienten después de algunas rondas. Puede que te sorprendas.

2. Sentidos de araña

Es el momento de activar los  «sentidos de araña» o los sentidos de olfato, vista, oído, gusto y tacto súper enfocados que Spiderman usa para controlar el mundo que lo rodea. 

Esto le ayudará a pausar y focalizar su atención en el presente, abriendo su conciencia a la información que captan con sus sentidos. 

Este es un ejercicio clásico de mindfulness para niños y fomenta la observación y la curiosidad, excelentes habilidades para que cualquier persona practique.

3. El bote mágico

Esta actividad puede enseñar a los niños cómo las emociones fuertes pueden apoderarse de nosotros y cómo encontrar la paz cuando se sienten abrumados por ellas.

Necesitarás un frasco transparente lleno de agua. A continuación, agrega una cucharada grande de pegamento con purpurina. Vuelve a colocar la tapa en el frasco y agítalo para hacer que la purpurina se arremoline.

Para trabajarlo con los niños, puedes usar este diálogo o inspirarte para crear tu propia mini lección:

“Imagina que la purpurina es como tus pensamientos cuando estás estresado, enfadado o molesto. ¿Ves cómo giran y hacen que sea realmente difícil ver con claridad? Es por eso que es tan fácil tomar decisiones tontas cuando estás enfadado, porque no estás pensando con claridad. No te preocupes, es normal y ocurre en todos nosotros (sí, también en adultos).

[Ahora pon el frasco frente a él/ella]

Ahora mira lo que sucede cuando pasa un momento. Sigue mirando. ¿Ves cómo la purpurina comienza a asentarse y el agua se aclara? Tu mente funciona de la misma manera. Cuando estás tranquilo por un momento, tus pensamientos comienzan a calmarse y comienzas a ver las cosas mucho más claras. Las respiraciones profundas durante este proceso de calma pueden ayudarnos a calmarnos cuando sentimos muchas emociones.”

Además de instruir en inteligencia emocional, también facilita la práctica del mindfulness mientras se enfocan en la purpurina girando en el frasco.

4. El ejercicio de la uva pasa

Consiste en coger con la mano una uva pasa y, con los ojos abiertos o cerrados, tomarse el tiempo necesario para tocar el objeto y apreciar su pequeñez, textura y demás. Luego, sin prisa, introducirla en la boca y saborearla lentamente. 

Es un ejercicio muy positivo. Enseña a los más pequeños a comer conscientemente incorporando el color de los alimentos, su sabor único y su textura. Contribuye a que cada cual evalúe cómo cada ingrediente es irrepetible.

5. ¡Nos vamos de safari!

Este es uno de los mejores ejercicios de mindfulness para niños, convierte un paseo normal en una nueva y emocionante aventura.

¡Nos vamos de safari! El objetivo es contabilizar la mayor cantidad de pájaros, insectos, bichos y cualquier otro animal que se pueda encontrar en el camino. Cualquier cosa que camine, gatee, nade o vuele es de interés. Necesitarán enfocar todos sus sentidos para encontrarlos, especialmente los más pequeños.

Libros de Mindfulness

Ahora es el momento de poner en marcha estas actividades con los más pequeños de la casa. Recuerda que el mindfulness es una práctica que debe realizarse a diario para que sea efectiva.

¿Conoces más actividades de mindfulness para niños? Déjalo en comentarios, estaremos encantados de leerte y aprender otras actividades.

Hernández Psicólogos Málaga somos un equipo de Psicólogos y Psiquiatras especializados con centros en en Málaga, Marbella y Fuengirola.Pero si no vives cerca o te resulta más cómodo, te acercamos la psicología a donde estés, adaptándonos a tu horario, a través de la terapia de psicología online, tan eficaz como la presencial.

Publicado por Alejandra Hernández

Licenciada en psicología por la Universidad de Málaga, con Máster en tratamiento psicológico por la Universidad de Málaga, Máster en sexualidad y educación sexual por la Universidad de Huelva. Especialista en Psicoterapia EMDR, psicoterapia sensoriomotriz, terapia cognitivo conductual, y especializada en el tratamiento psicológico del trauma, apego, trastorno obsesivo compulsivo, terapia de pareja y sexual. Actualmente trabaja como psicóloga y directora del centro Hernández Psicólogos.

Entradas relacionadas

  • Ventajas de la terapia online
    ¿Estás considerando hacer terapia online? La mayoría de nosotros, en un momento u otro, nos hemos encontrado en una situación que nos hace plantearnos acudir … […]
  • Juegos para trabajar la dislexia de forma diferente
    Los trastornos del aprendizaje como la dislexia son las dificultades que influyen en la capacidad del niño de recibir, procesar, analizar o almacenar la información. Esto puede … […]
  • Mindfulness para niños: qué es, ejercicios y actividades
    Mucho se habla del mindfulness como un tipo de meditación en pleno auge, pero no tanto se sabe sobre qué puede hacer por los más pequeños. Por … […]

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bajar al contenido