Blog > Artículos > Disociarse: la disociación y los trastornos disociativos

Disociarse: la disociación y los trastornos disociativos

Alejandra Hernández

Artículo redactado por Alejandra Hernández

Soy psicóloga sanitaria, sexóloga, terapeuta EMDR y terapeuta Sensoriomotriz. Dirijo los centros Hernández Psicólogos de Málaga, Marbella y Fuengirola donde he seleccionado a excelentes psicólogos para rodearme del mejor equipo para la atención a personas en el área del bienestar y la salud mental.

La disociación es un proceso por el cual un individuo se distancia de ciertas experiencias o emociones. De hecho, disociarse es un mecanismo de autodefensa frente a una mala experiencia. 

En los trastornos disociativos aparecen unas condiciones psicológicas en las que la persona se despega de la realidad, o incluso puede que, su personalidad se fragmente y emerja en forma de otras nuevas.

A continuación, desde Hernández Psicólogos Online queremos que descubras más a fondo los trastornos disociativos, en qué consiste la disociación, además de los síntomas y las posibles causas..

¿Qué es la disociación en Psicología?

Disociarse o sufrir disociación hace referencia a la desconexión entre pensamientos, entorno, emociones e identidad que padecen algunas personas. Aunque hay diferentes grados, en general, se puede definir la disociación como el distanciamiento de la realidad. 

A todos nos ha pasado alguna vez que nos hemos evadido de forma puntual de la realidad que nos rodea. Lo que se conoce como abstracción hipnótica, algo así como cuando soñamos despiertos. Sin embargo, una persona que sufre trastornos disociativos escapa de la realidad de formas involuntarias y poco saludables, lo que causa problemas con el funcionamiento diario. En estos casos, la ayuda profesional es indispensable para buscar posibles soluciones.

Los grados más severos de la disociación en psicología o psiquiatría puede sobrevenir como respuesta a un trauma, cuando la persona no discrimina si lo que está viviendo es real o fantasía y se produce una desconexión cuerpo mente. En este caso, el desorden disociativo puede llegar a convertirse en una patología que corresponde a los trastornos disociativos como el trastorno de despersonalización, el trastorno de identidad disociativo (antes llamado trastorno de personalidad múltiple) o la fuga disociativa.

¿Qué significa disociarse o estar disociado?

Disociarse o estar disociado consiste en un estado mental alterado caracterizado por la sensación de extrañeza y falta de familiaridad con nuestro cuerpo o acciones. Algo así como que estás dentro de un cuerpo que no es el tuyo o experimentas un distanciamiento del entorno. Te percibes con una sensación de irrealidad.

Algunos ejemplos de disociación pueden darse cuando:

  • Tras vivir un acontecimiento traumático que le impactó gravemente, no tiene ningún sentimiento cuando piensa en ello. Conocido como “embotamiento emocional”, es una de las características principales del trastorno por estrés postraumático.
  • Hace cosas que normalmente no haría, casi como si se viera forzado a hacerlo.
  • Tiene la experiencia de ser un “pasajero” en su propio cuerpo en lugar del “conductor”.
  • Pensamientos, sentimientos o comportamientos que parecen salir “de la nada”, que no se viven como propios o que se experimentan como si fueran controlados por algo ajeno a uno mismo.
  • Se siente dominada por emociones que parecen no tener sentido en ese momento, por ejemplo, sentirse tremendamente triste o alegre sin razón aparente. Cuando esto ocurre el sentimiento suele desaparecer de la misma manera en que apareció.

Síntomas disociativos

Los síntomas y signos de los trastornos disociativos incluyen:

  • Pérdida significativa de memoria de momentos, personas y eventos específicos.
  • Falta de sentido de identidad propia
  • Experiencias extracorporales, como sentirse como si estuviera viendo una película de sí mismo.
  • Una sensación de desapego de sus emociones o entumecimiento emocional
  • Problemas de salud mental como depresión, ansiedad y pensamientos suicidas.

Los síntomas de los trastornos disociativos dependen del tipo de trastorno que se haya diagnosticado.

Habla con un psicólogo online

Si necesitas ayuda psicológica, no esperes más. Puedes reservar una cita con nuestros psicólogos online, te ayudaremos a sentirte mejor. Desde 35€/sesión.

RESERVAR CITA

Tipos de trastornos disociativos

Existen tres tipos de trastornos disociativos definidos en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM):

1. Amnesia disociativa

El síntoma principal es la dificultad para recordar información importante sobre uno mismo, sobre un evento en particular, como un combate o abuso, o más raramente, información sobre la identidad y la historia de vida. El inicio de un episodio amnésico suele ser repentino y un episodio puede durar minutos, horas, días o, en raras ocasiones, meses o años.

2. Trastorno de despersonalización

Este trastorno implica sentimientos continuos de desapego de acciones, sentimientos, pensamientos y sensaciones como si estuvieran viendo una película (despersonalización). A veces, otras personas y cosas pueden sentir que las personas y las cosas del mundo que las rodean son irreales (desrealización). Una persona puede experimentar despersonalización, desrealización o ambas. Los síntomas pueden durar solo unos momentos o regresar a veces a lo largo de los años. 

3. Trastorno de identidad disociativo

Anteriormente conocido como trastorno de personalidad múltiple, este trastorno se caracteriza por alternar entre múltiples identidades. Una persona puede sentir que una o más voces están tratando de tomar el control en su cabeza. A menudo, estas identidades pueden tener nombres, características, gestos y voces únicos. Experimentarán lagunas en la memoria de los eventos cotidianos, la información personal y el trauma. 

Causas de la disociación

La causa de la disociación emocional o la disociación cognitiva suele ser traumática, y su aparición puede ser interpretada como una consecuencia de las dificultades del cerebro a la hora de procesar determinados contenidos que tienen una gran carga emocional aversiva. 

Es un mecanismo de defensa que surge al vivir situaciones que no podemos afrontar, nuestro organismo intenta reducir el impacto que nos supone a través de un distanciamiento de lo que está ocurriendo. Así evitamos sentir dolor, miedo y ser conscientes de lo que pasa a nuestro alrededor.

En otras palabras, una persona puede disociarse cuando no hay salida sobre lo que está ocurriendo, llegando hasta la parálisis física, emocional e incluso la pérdida de memoria. Casos de violaciones, abusos y violencia, son algunos ejemplos donde suele ser muy habitual que las víctimas al principio no muestren ninguna emoción y que no recuerden los hechos con claridad.

Por otro lado, también puede ser resultado de una lesión cerebral o de malformaciones en el encéfalo.

Una persona puede llegar a disociarse como respuesta al estrés postraumático y permite que tenga los recuerdos difíciles dormidos o ausentes.

Tratamiento de la sintomatología disociativa

Los síntomas disociativos aparecen como consecuencia de la ruptura o desconexión que se produce durante el trauma. Por ello, el objetivo fundamental del tratamiento se centra en lograr la integración de los elementos disociados de modo que la persona consiga vivir de una forma más sana y adaptativa. 

Para ello se lleva a cabo un abordaje específico basado en la estabilización, que incluye psicoeducación, consolidación y/o desarrollo de recursos psicológicos, autocuidado y trabajo con las partes disociadas; el tratamiento del trauma con terapia EMDR y la integración final de la personalidad. 

Quizá te interesa: Terapia EMDR: lo que necesitas saber.

En Hernández Psicólogos Online, Málaga, Fuengirola y Marbella, podemos ayudarte si sufres o has sufrido disociación, o trastornos disociativos, además con otros trastornos relacionados con trauma o aspectos traumáticos.

Contamos con un equipo de psicólogos especialistas formado en terapia EMDR.Te ayudaremos a comprender lo que estás experimentando y trabajaremos juntos para superar este momento que estás atravesando.

Elige tu centro de Psicología en Málaga, Fuengirola y Marbella. Además, para más comodidad puedes elegir la terapia de psicología online, tan eficaz como la presencial. 

Reserva una sesión con nuestro psicólogo online y comienza a sentirte mejor.

Habla con un psicólogo online

Si necesitas ayuda psicológica, no esperes más. Puedes reservar una cita con nuestros psicólogos online, te ayudaremos a sentirte mejor. Desde 35€/sesión.

RESERVAR CITA
5/5 - (3 votos)

Deja un comentario

Los datos facilitados se incorporarán a tratamientos cuyo responsable es ALEJANDRA HERNÁNDEZ GIL con CIF 78977757N y domicilio social en: Av. Nabeul 14, Of. 17 29601 Marbella. Finalidad: realizar comentarios. Legitimación: consentimiento prestado por el afectado. Destinatarios: No se cederán datos a terceros. Reservados sus derechos a acceder, rectificar y suprimir, así como otros derechos, como se indica en la Política de privacidad.