Blog > Emociones > Personalidad sumisa: 10 Rasgos

Personalidad sumisa: 10 Rasgos

Alejandra Hernández

Artículo redactado por Alejandra Hernández

Soy psicóloga sanitaria, sexóloga, terapeuta EMDR y terapeuta Sensoriomotriz. Dirijo los centros Hernández Psicólogos de Málaga, Marbella y Fuengirola donde he seleccionado a excelentes psicólogos para rodearme del mejor equipo para la atención a personas en el área del bienestar y la salud mental.

La personalidad sumisa es un aspecto psicológico que acostumbra a facilitar la aparición de problemas en las relaciones personales. De forma muy resumida, la persona no puede evitar complacer a los demás a toda costa. 

A continuación, en Hernández Psicólogos Online, te contamos qué es la personalidad sumisa y los rasgos que la definen. Podrás descubrir cómo reconocer estas actitudes y dejar de lado lo que piensan de ti siendo tú mismo.

Qué es la personalidad sumisa

La personalidad sumisa es un conjunto de rasgos que predisponen psicológicamente a asumir un rol subalterno, en el que es otro u otra quien da las órdenes y decide qué hacer, en última instancia.

Para que se considere personalidad sumisa, este tipo de comportamientos deben darse también en relaciones personales en las que no hay una jerarquía oficial o explícita: por ejemplo, en una amistad o en un matrimonio.

A pesar de lo que pueda parecer, tener el tipo de personalidad sumisa no es incompatible con mostrarse dominante en determinados contextos o con determinadas personas. Más bien es una tendencia general, y los casos de liderazgo o protagonismo son los menos frecuentes. Tener un tipo de personalidad sumisa no significa que resuma en su globalidad la manera de ser de un individuo.

Qué significa que una persona es sumisa

Una persona sumisa puede renunciar a todo lo que realmente quiere para complacer a los demás. En otras palabras, se somete voluntariamente a la autoridad de los demás. Tanto es así que, en muchas ocasiones, la persona sumisa puede llegar a dejar de lado sus deseos para complacer a los de su alrededor.

Aunque ser sumiso a veces puede ser bueno, la realidad es que tener uno de estos rasgos psicológicos puede acarrear muchos problemas a nivel personal y profesional. Tanto es así que en muchas ocasiones se ve a este tipo de personas sin personalidad o con muy poca personalidad. 

Habla con un psicólogo online

Si necesitas ayuda psicológica, no esperes más. Puedes reservar una cita con nuestros psicólogos online, te ayudaremos a sentirte mejor. Desde 35€/sesión.

RESERVAR CITA

Cuáles son las características de la personalidad sumisa

A continuación encontrarás los aspectos psicológicos que se dan en la personalidad sumisa. Pero ten en cuenta que estos rasgos no son estáticos, sino que pueden cambiar con el tiempo. Sin embargo, no es frecuente que estas formas de personalidad cambien radicalmente en poco tiempo (semanas) a no ser que existan psicopatologías que alteren el funcionamiento del cerebro.

Además, es necesario tener en cuenta el contexto, el entorno y las personas con las que se relaciona, ya que este tipo de personalidad se asocia con las relaciones sociales.

A continuación encontrarás lo qué caracteriza a la personalidad sumisa, y qué significa esto en su día a día.

1. Evita los conflictos

Las personas sumisas tienden a evitar la confrontación, por mínima que sea. Suelen hacer sacrificios para evitar estos “choques”, dedicando tiempo, esfuerzo y recursos para que los demás no se enfaden.

Incluso, en ciertas ocasiones, les desagrada la idea de que la otra persona esté impaciente o enfadada. Lo que indica que esta actitud sumisa no suele responder a un afán de instrumentalizar a la otra persona (buscando su protección o influencia), sino que genera un vínculo de dominación total, e incluso dominación mental.

2. Perfil de personalidad discreto

Las personas con personalidad sumisa tienden a evitar llamar mucho la atención. Así evita conflictos y momentos humillantes por parte de otros.

3. Tiene un pasado doloroso

Aunque no ocurre en todos los casos, muchas veces las personas sumisas tienen un pasado marcado por malos tratos o bullying. Este pasado le hace aprender que los demás te atacarán por cualquier excusa, ante el más mínimo rastro de frustración o enfado. Esto a su vez lleva a que otros acepten el papel dominante que les otorga.

4. Crea lazos de dependencia

La persona sumisa adopta el papel de víctima, de alguien que necesita protección. Este es el principal motivo por el que establece relaciones asimétricas basadas en la dependencia.

En casos patológicos, como aquellos en los que se ha diagnosticado Trastorno de Personalidad por Dependencia, se puede llegar al extremo de no hacer nada que no sea estar cerca de alguien que hace el papel de “protector” y que está acostumbrado a mandar en todo.

5. Falta de asertividad

Estas personas hablan opinan relativamente poco, prefieren centrarse en lo que los demás quieren o necesitan. En general, denotan una clara falta de asertividad.

6. Tendencia a la timidez

Aunque las personas sumisas no tienen por qué ser introvertidas, suelen ser tímidas. Piensan, casi de forma obsesiva, en la imagen que dan y en lo que los demás piensan de ellos. 

7. Hablan poco

No solo evitan iniciar conversaciones con extraños, sino que también tienden a hablar menos. Y cuando lo hace, las conversaciones suelen ser sobre temas sin importancia. Evitando tratar temas personales.

8. Dicen que se sienten mal con relativa frecuencia

Como tratan de no contradecir a nadie, la única forma en que pueden darse un respiro es hacer que su cuerpo llegue al extremo. Es por eso que tienden a cansarse más o a enfermarse más a menudo: pasan por más momentos de estrés y tensión que la mayoría de las personas que los rodean, ya que rara vez se hacen concesiones a sí mismos.

9. Intentan satisfacer a los demás

Otra característica psicológica de la personalidad sumisa es que no les importa revelar su situación de ser la “parte dominada” en una relación. Aunque en ocasiones pueden adoptar un rol pasivo-agresivo, evitan desobedecer órdenes para no provocar peleas y disputas.

10. Lenguaje no verbal contraído

Como tratan de no llamar la atención, hacen que su cuerpo sea lo más discreto posible a través de sus posturas, esto es, el lenguaje no verbal. Suelen mantener la vista baja, sus brazos y piernas se mueven poco y mantienen su espalda encorvada.

Hernández Psicólogos Online

Si notas que estás experimentando algún tipo de problema emocional, de comportamiento o vinculado a tu manera de relacionarte con los demás, y buscas ayuda a través de la psicoterapia para superar estas formas de malestar, ponte en contacto con nosotros. 

En Hernández Psicólogos Málaga disponemos de la experiencia de más de 10 años ayudando a personas en tu misma situación. Nuestro equipo te escuchará y te ayudará a superar lo que estás pasando. Analizamos cada caso y proponemos una hoja de ruta personalizada. Elige tu centro de psicología más cercano. Nos encontrarás en Málaga, Fuengirola y Marbella. Además, para más comodidad puedes elegir Psicólogo infantil online.

Reserva una sesión con nuestros psicólogos online y comienza a sentirte mejor.

Habla con un psicólogo online

Si necesitas ayuda psicológica, no esperes más. Puedes reservar una cita con nuestros psicólogos online, te ayudaremos a sentirte mejor. Desde 35€/sesión.

RESERVAR CITA
5/5 - (1 voto)

Deja un comentario

Los datos facilitados se incorporarán a tratamientos cuyo responsable es ALEJANDRA HERNÁNDEZ GIL con CIF 78977757N y domicilio social en: Av. Nabeul 14, Of. 17 29601 Marbella. Finalidad: realizar comentarios. Legitimación: consentimiento prestado por el afectado. Destinatarios: No se cederán datos a terceros. Reservados sus derechos a acceder, rectificar y suprimir, así como otros derechos, como se indica en la Política de privacidad.