Los trastornos del aprendizaje como la dislexia son las dificultades que influyen en la capacidad del niño de recibir, procesar, analizar o almacenar la información. Esto puede causarle dificultad para leer, escribir, etc.

Estos trastornos pueden producir en el niño ansiedad, baja autoestima, falta de motivación y curiosidad, desinterés por el estudio… Siendo estos trastornos una de las causas de abandono escolar.

A continuación, nos vamos a centrar en el trastorno al que nos hemos referido ya, la dislexia, o lo que es lo mismo, la dificultad para aprender a leer.

¿Qué es la dislexia?

Según la Federación Mundial de Neurología, la dislexia es un trastorno que se manifiesta por las dificultades que tiene un sujeto para aprender a leer a través de los medios convencionales de instrucción, teniendo un nivel normal de inteligencia y adecuadas oportunidades socioculturales.

Se pueden encontrar diferentes causas que producen la dislexia:

  • Factores neurólogicos
    • Tasa de procesamiento inferior del hemisferio izquierdo
    • Representación bilateral del procesamiento espacial
    • Retraso neuroevolutivo
    • Disfunciones neurológicas leves
    • Problemas de percepción
  • Factores cognitivos
    • Dificultades perceptivas y de memoria
    • Déficit procesamiento verbal
  • Factores genéticos

Se puede hablar de diferentes tipos de dislexia dependiendo de la alteración que la genera y las dificultades que manifiestan.

Trabajando a través de los videojuegos

Varios estudios han observado los beneficios de los videojuegos respecto a la atención. Un estudio con imágenes cerebrales observó como los jugadores habituales tienen reducida la actividad del área frontoparietal ya que pueden asignar los recursos atencionales de forma más automática y filtrando más rápidamente la información relevante que los no jugadores.

Estudios centrados en la dislexia, concluyeron que los niños tras aprender a jugar a videojuegos de acción mejoraban drásticamente la capacidad de lectura ya que se trabajan las habilidades atencionales a través del juego. Además de resultar una actividad más dinámica para los niños.

También se mejora la orientación espacial, favoreciendo la búsqueda del estímulo y disminuyendo el tiempo de reacción ante la búsqueda.

Por tanto, los videojuegos de acción pueden ser considerados como una ayuda más dentro de la terapia neuropsicológica para la dislexia por los beneficios que presenta.

También hay que promocionar la realización de actividades al aire libre ya que proporcionan al niño un ambiente estimulante que tiene beneficios en diferentes aspectos. Tener en cuenta que los niños sedentarios tienen un menor rendimiento en los tiempos de reacción relacionados con la atención que los niños más activos.

Desde Hernández Psicólogos en Málaga, contamos con la especialidad de neuropsicología para trabajar las dificultades de aprendizaje teniendo en cuenta los problemas atencionales, de adaptación emocional y de comportamiento usando el juego como uno de los medios que favorecen el cambio.

Publicado por Alejandra Hernández

Licenciada en psicología por la Universidad de Málaga, con Máster en tratamiento psicológico por la Universidad de Málaga, Máster en sexualidad y educación sexual por la Universidad de Huelva. Especialista en Psicoterapia EMDR, psicoterapia sensoriomotriz, terapia cognitivo conductual, y especializada en el tratamiento psicológico del trauma, apego, trastorno obsesivo compulsivo, terapia de pareja y sexual. Actualmente trabaja como psicóloga y directora del centro Hernández Psicólogos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5.0
159
Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia analizando la navegación en nuestra web. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.