A nuestro cerebro llegan numerosos estímulos y es la atención la encargada de filtrar y seleccionar la información que va a ser procesada y manejada por nuestro cerebro. No es un proceso único, es un conjunto de subprocesos específicos que están organizados de forma jerárquica para facilitar la dirección de la orientación, el procesamiento de la información, toma de conductas y la conducta.

Tipos de Atención

Siguiendo el modelo funcional de Sohlberg & Mateer podemos dividir la atención en seis componentes:

  • Alerta: activación general del organismo
  • Atención focalizada: habilidad para enfocar la atención en un estímulo determinado.
  • Atención sostenida: capacidad de mantenerse un tiempo prolongado realizando una tarea. La atención sostenida englobaría los conceptos de vigilancia y concentración.
  • Atención selectiva: capacidad para seleccionar la información relevante de la que no lo es.
  • Atención alternante: capacidad para cambiar de foco atencional.
  • Atención dividida: capacidad para atender a dos estímulos al mismo tiempo.

Bases Neuronales de la Atención

Al ser una función compleja, conlleva la participación de diversas áreas cerebrales.

Los lóbulos frontales se relacionan con el control voluntario de la atención. Las estructuras frontales relacionadas con la atención son: córtex frontal dorsolateral (mantenimiento de la información, control atencional e inhibición) y córtex cingulado anterior (atención selectiva, atención dividida e inhibición).

El lóbulo parietal es importante para la actualización y mantenimiento de la información relacionada con la percepción y el espacio.

De las estructuras subcorticales, destaca la formación reticular para el mantenimiento del nivel de alerta y el tálamo implicado en dirigir cada estímulo hacia los canales perceptivos adecuados.

Alteraciones de la atención 

En la alteración de la atención puede verse afectada uno o varios de sus tipos, por lo que conlleva importantes repercusiones a nivel funcional.

Cuando se afecta la capacidad de alerta, el paciente pierde la capacidad para responder a la estimulación y se ve perjudicado su nivel general de activación. Varía desde el coma hasta casos de obnubilación, somnolencia.

Cuando se afecta la atención sostenida se ve alterado la capacidad de vigilancia o la concentración, aumenta la fatiga necesitando periodos de descanso entre las tareas y tienen dificultad para realizar una tarea durante el tiempo establecido.

Si el tipo de atención afectado es la selectiva, se observa que los pacientes se distraen con facilidad y tienen dificultad en tareas que implican flexibilidad cognitiva. La afectación de la atención alternante se manifiesta en la dificultad para adaptar su conducta a los cambios del entorno mostrando a veces una conducta estereotipada o perseverativa.

Si se ve dañada la atención dividida se altera la capacidad para realizar actividades de forma simultánea, viéndose afectadas también las tareas que antes eran automáticas.

En Hernandez Psicólogos contamos con especialistas en neuropsicología que pueden ayudarle a rehabilitar la atención ya que es una de las funciones básicas que subyace a todos los demás procesos cognitivos.

Si vives por Málaga, Marbella o Fuengirola: puedes pedir cita a través de las siguientes páginas para ser atendido en cualquiera de nuestros centros de manera presencial o con nuestros psicólogos online:

LA ATENCIÓN: Tipos, bases neuronales y alteraciones
5 (100%) 6 votos