¿Qué es la resiliencia ? ¿por qué es tan importante? y ¿cómo saber si eres lo suficientemente resistente? Son algunas de las cuestiones que vamos a resolver en este artículo. Porque todos, en algún momento de nuestra vida, hemos tenido y tendremos que enfrentamos traumas, adversidades y otras tensiones que nos producen dolor. 

Desde Hernández Psicólogos Online te dejamos la hoja de ruta para que consigas adaptarte de la mejor forma posible a las situaciones que pueden cambiar tu vida y emerger aún más fuerte que antes.

Qué es la resiliencia, ejemplos

Imagina que vas a hacer un recorrido en balsa, río abajo, en aguas lentas y poco profundas. Pero tu mapa muestra que encontrarás rápidos y giros inevitables en el trayecto. ¿Cómo podrás asegurarte de cruzar con seguridad esa zona de aguas turbulentas y solucionar cualquier problema inesperado que surja durante el desafío?

Tal vez podrías contar con el apoyo de personas más experimentadas a la hora de planificar la ruta o confiar en el grupo que te acompaña durante el camino. Quizá deberías llevar contigo el chaleco salvavidas o utilizar una balsa más fuerte. 

Con las herramientas y los soportes adecuados, una cosa es segura: no solo superarás los desafíos de tu aventura fluvial, sino que también te sentirás más seguro y valiente.

La vida no viene con un mapa, pero todos experimentamos giros y sacudidas, desde desafíos cotidianos hasta eventos traumáticos con un impacto más duradero, como la muerte de un ser querido, un accidente que altera la vida o una enfermedad grave. 

Cada cambio nos afecta a cada uno de forma diferente, con una inundación única de pensamientos, emociones fuertes e incertidumbre. Sin embargo, con el tiempo nos adaptamos bien a situaciones que cambian nuestra vida, en parte, gracias a la capacidad de recuperación que todos tenemos.

La resiliencia es el proceso de adaptarse ante la adversidad, el trauma, la tragedia, las amenazas o las fuentes importantes de estrés, como problemas familiares y de relación, problemas de salud graves o estresores laborales y financieros.

Por mucho que la resiliencia implique «recuperarse» de estas experiencias difíciles, también puede implicar un profundo crecimiento personal.

Si bien estos eventos adversos, al igual que las aguas turbulentas de los ríos, son dolorosos y difíciles, no tienen que determinar el resultado de tu vida. Hay muchos aspectos de tu vida que puedes controlar, modificar y utilizar para crecer. 

Ese es el papel de la resiliencia. Volverse más resistente, no solo te ayuda a superar circunstancias difíciles, sino que también te capacita para crecer e incluso mejorar tu vida en el proceso.

El dolor es inevitable; el sufrimiento es opcional.

Un ejemplo muy claro de Resiliencia es el de Nelson Mandela, superó la discriminación y 27 años de cárcel. Te dejo con un vídeo que habla de su historia de superación.

¿Qué significa ser resiliente?¿Cómo saber si una persona es resiliente?

Las personas resilientes son conscientes de las situaciones, sus propias reacciones emocionales y el comportamiento de quienes les rodean. Para controlar los sentimientos, es esencial comprender que los está causando y por qué. 

Al mantenerse conscientes, las personas resistentes pueden mantener el control de una situación y pensar en nuevas formas de abordar los problemas.

Otra característica de la resiliencia es la comprensión de que la vida está llena de desafíos. Si bien no podemos evitar muchos de estos problemas, podemos permanecer abiertos, flexibles y dispuestos a adaptarnos al cambio.

Estas son algunas características de las personas resilientes:

Sentido de control

¿Te percibes a ti mismo teniendo control sobre tu propia vida? ¿O culpas a las fuentes externas por los errores y problemas? 

En general, las personas resistentes tienden a tener, lo que los psicólogos llamamos, locus de control interno. Es decir, creen que las acciones que tomen afectarán al resultado de un evento. 

Por supuesto, algunos factores están fuera de nuestro control personal, como los desastres naturales. Aunque podemos culpar a causas externas, es importante sentir que tenemos el poder de tomar decisiones que afectarán a nuestra situación, a nuestra capacidad de afrontamiento ya nuestro futuro.

Gran habilidad para resolver problemas

Las habilidades para resolver problemas son esenciales. Cuando surge una crisis, las personas resilientes pueden detectar la solución que conducirá a un resultado seguro. 

En situaciones peligrosas, solemos desarrollar una visión de túnel, obviando detalles importantes y sin aprovechar las oportunidades. En cambio, las personas resilientes pueden observar el problema con calma y racionalidad, y vislumbrar una solución exitosa.

Resiliencia es tener fuertes conexiones sociales

Cuando se trata de un problema, es importante contar con personas que puedan ofrecer apoyo. Hablar sobre los desafíos que enfrentas puede ser una excelente manera de ganar perspectiva, buscar nuevas soluciones o simplemente expresar tus emociones. Los amigos, familiares, compañeros de trabajo y grupos de apoyo pueden ser fuentes potenciales de conectividad social.

Eres un superviviente, no una víctima

Cuando se trata de una crisis muy dura, es esencial verse a uno mismo como un superviviente. Evita pensar como una víctima de las circunstancias y, en su lugar, busca formas de resolver el problema. 

Si bien la situación puede ser inevitable, aún puedes tener un resultado positivo.

Resiliencia es ser capaz de pedir ayuda

Si bien ser ingenioso es una parte importante de la resiliencia, también es esencial saber cuándo pedir ayuda. 

Para muchas personas, usar sus propios recursos y las estrategias de las que hemos hablado anteriormente, puede ser suficiente para desarrollar resiliencia. Pero a veces, puede que te quedes atrapado o tengas dificultades para avanzar en el camino hacia la resiliencia.

En estos casos, nuestro equipo de Psiquiatras y Psicólogos Online, pueden ayudarte a enfrentar el problema, identificar tus puntos fuertes y desarrollar nuevas habilidades de afrontamiento. Juntos, estudiaremos las formas de superar este difícil momento.

Recuerda que no estás solo en el viaje.

Elige tu centro de Psicología en Málaga, Fuengirola o Marbella.

Además, para más comodidad puedes elegir la terapia de psicología online, tan eficaz como la presencial. Reserva una sesión con nuestros psicólogos online  y comienza a sentirte mejor.

Publicado por Alejandra Hernández

Licenciada en psicología por la Universidad de Málaga, con Máster en tratamiento psicológico por la Universidad de Málaga, Máster en sexualidad y educación sexual por la Universidad de Huelva. Especialista en Psicoterapia EMDR, psicoterapia sensoriomotriz, terapia cognitivo conductual, y especializada en el tratamiento psicológico del trauma, apego, trastorno obsesivo compulsivo, terapia de pareja y sexual. Actualmente trabaja como psicóloga y directora del centro Hernández Psicólogos.

Entradas relacionadas

  • El transformador efecto Pigmalion
    Las expectativas que otros ponen sobre nuestras espaldas pueden ser realmente muy pesadas a veces, aunque por otra parte, pueden resultar elementos propulsores de una … […]
  • Cómo gestionar las emociones en 5 pasos
    ¿Alguna vez has dicho algo en un enfado de lo que luego te arrepentiste? ¿No tomaste una decisión que podía beneficiarte por miedo? Si es … […]
  • Diferencias para no confundir tristeza con depresión
    La depresión constituye uno de los problemas de salud más incapacitante. Actualmente se encuentra entre los problemas de salud pública más importantes y con más crecimiento en la … […]

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bajar al contenido